sábado, 22 de septiembre de 2012

Diablo II: La gran plaga

Diablo II

Todo está perdido, la sombra crece, la luz mengua… los pasillos de las catacumbas ya no permanecen en silencio como antaño. Tristán arde desde sus cimientos, el mal se acerca.

Pocos quedamos aquí. Los muertos no encuentran el descanso, los demonios han regresado, el ganado se muere, las aguas del Talsande descienden negras…  pocos pueden hacer frente al Terror que ha despertado, y uno de ellos está lejos, muy lejos.

Iniciaré mi viaje hacia Kehjistan, es la única posibilidad de encontrarle, nadie le quiere, todos le dieron la espalda, pero solo él puede salvarnos.

Así comienza el relato de la partida de LARP de la asociación GEA Rol en Vivo, Diablo II: La gran plaga, que tuvo lugar el 22 de Septiembre de 2012. El resto del relato se puede leer en el anterior link.

La partida se sitúa en el universo de la saga de videojuegos de Diablo: los participantes se encuentran en el oasis de Dahlgur, al que han llegado como refugiados, huyendo entre otras cosas de la Gran Plaga que asola la región. Pero incluso en ese lugar teóricamente a salvo, deberán enfrentarse a la oscuridad que les alcanza.

La tienda del rey en el oasis de Dahlgur
El evento combinaba muy bien elementos de rol de corte (así llamado porque trata de intrigas palaciegas en general), pues varios de los personajes eran jerarcas y dirigentes, con LARP, ya que hubo varias batallas, ataques de monstruos, peleas entre distintos bandos de jugadores...

Ataque del rey Leoric
El rey concede una audiencia
La nueva reina concede una audiencia

Llega un grupo de refugiados al oasis
Jugando con espadas de verdad. No hacer en casa
La organización del rol fue muy minuciosa, pues cada uno de los jugadores tenía su propia historia, trasfondo y objetivos personales,  los distintos grupos de jugadores y clanes estaban muy bien pensados y había personajes que ofrecían misiones para que realizasen los jugadores, con las que se podían obtener interesantes recompensas. Además, había jugadores con habilidades especiales que resultaron muy útiles a lo largo de la partida, como la de herrería, para reparar armas y armaduras, o la de alquimia, para elaborar pociones.

El evento terminó con la aparición y posterior derrota de Assur, el señor de la ponzoña, demonio responsable de la propagación de la gran plaga.

Assur, señor de la ponzoña
Posteriormente se ha redactado la pospartida, que es la historia de lo que ocurrió al final con cada uno de los personajes presentes en el rol (o al menos con la mayoría de ellos). Todo aquel que esté familiarizado con el universo de Diablo, puede disfrutar de una entretenida lectura.

La opinión de nuestros miembros asistentes es positiva en general, debido en buena parte a la organización de la partida y en parte al buen ambiente existente entre los jugadores.

Las fotos se pueden ver en el álbum de Facebook de Diablo II: La gran plaga. No están ordenadas cronológicamente.

No hay comentarios: